lunes, 4 de febrero de 2008

Once I run to you, now i run from you...

"Never again is what you swore the time before...", Depeche Mode...^^
Hoy comí, rodajas de melón, me siento fatal, gorda, como siempre, como nunca voy a dejar de serlo. Estoy renunciando de a poco a lo que me hace mal, renuncié a mi trabajo, estaba cansada, harta de la explotación y de no tener tiempo para mi. Quiero renunciar al ser que tanto me daña, mi novio. Ese idiota que me exige plata, sexo oral, me insulta, y me controla la ropa A usar, la gente con quien hablar. ¿Cuánto más sostener esto?. Esta llamando desde temprano y no lo atiendo, quizás lo atienda y le diga que ya no más, nunca más... No quiero fallar, pienso que esto es una de mis grandes metas. Otra es la del peso, obviamente. Y otra fundamental poder entrar a la universidad, lo deseo con todo mi cuerpo y alma. Quiero más que nunca, control y perfección en toda mi puta vida. Perdon por crear una entrada corta, pero quiero irme a estudiar, además no tengo muchos animos, solo les voy a contar una buena noticia...pronto estará volviendo a la vida Beautys Tomorrow




Algo que escribí hace 3 días...



Hoy siento que no quiero parar, estoy entre la felicidad y el borde de la lágrima, no soy capaz de bautizar mis sentimientos. Vengo ingiriendo sólo liquidos desde el miercoles (té, coca zero, café, agua, caldos). Sin embargo ayer hubo un pequeño tropezón del cual me levante con el cruel espectro de Mia. Hace tiempos remotos mi garganta no se desgarra por la causa "perfección". Aunque vengo ingiriendo lo mínimo indispensable, el hambre va desapareciendo, y el estar más gorda también. Es directamente proporcional.
Es curioso, vengo ayunando y ni siquiera noto mis huesos, ese simbolo de pureza, fragilidad, feminidad. Sólo me veo hinchada, fea, como la gorda que soy. No noto cambios, me desanima un poco pero no voy a comer. Quizás he engordado tanto que la capa de grasa tarde mucho tiempo en dejar de reposar en mis bones, será por eso...eso espero.