lunes, 7 de enero de 2008

No más promesas

¿Cómo se llamaba lo que buscaba?
¿Cuáles eran mis sueños?
¿Dónde guarde mis metas?
¿En que lugar mis esperanzas se esfumaron con el viento que pretendía ser?
¿Por qué mi cuerpo me arrebata la sonrisa, dejandome solamente una mueca de tristeza para vestir?
¿Por qué?
¿Por qué nació mi cuerpo como el de una obesa y no como el de una modelo?
¿Cómo?
¿Cómo puedo ser perfecta, no caer, abandonar la droga que me mata?
¿Quizás?
¿Quizás podré llegar a gustarte algún día? Y que de tu boca escapen las palabras "estás muy flaquita mi vida, me enca
ntas"




¿Cuál es la necesidad? ¿De arruinar el cuerpo
, de perder lo constuido con voluntad? No hay excusa, no hay razón. Me invente una efímera felicidad, diciendo que Ana no me acosaba más, que que podía vivir normalmente. Pero dentro mio había una lucha, un espejo que me susurraba mediante reflejos "esto no es felicidad", un novio que me declaraba a gritos que estaba gorda y que odiaba que coma pastas, un padre que ayer me sentenció "Pareces la vaca Aurora".
¿Cómo aguantar, cómo aguanté tanto? No lo sé, a veces pienso que el desaparecer es más fácil. Y leó sus comentarios, la falsa idolatría de una voluntad que nunca existió. Soy débil, soy gorda, no tengo voluntad, soy asco...no soy digna de nada. ¿Qué hago acá? Dejar de prometer, quiero actuar, ser libre, y no una condenada de mis palabras. Quiero morir de hambre en privacidad, y cuando lo logré, les contaré todo. Porque eso soy, presa de mis actos ante este espacio. Denme fuerzas, les daré las mias. Y cuando una meta haya roto mi grasoso cuerpo, subiré una entrada contando la felicidad. Declarando: "chicas, si existe, y se encuentra en la perfección"