lunes, 13 de agosto de 2007

Siempre matamos al que más amamos

Es raro regresar. Más triste hubiera sido abandonar. Consciente soy de que falsas especulaciones cernieron sobre mi persona, desde internaciones pasando por muerte hasta magicas desapariciones. Nuevamente, el mundo se equivoca, juzgandome, intuyendo, pretendiendo. Me alejé, no fue un tropezón, no fue caída, fue muerte, un cuasi-homicidio de lo que veneraba, de mi diosa. La apuñale por la espalda con el arma más letal: comida. Como toda asesina me envolví de las más diversas patrañas, llámesele ansiedad, depresión, aburrimiento, vacío, etc. Así disfrazada me paseaba errante por los senderos de la gordura, evitando espejos, ahorrando amarguras...sí una lágrima se escapa, la máscara volvía a oscurecer mis ojos "Estás ansiosa, ya se te va a pasar". Y así... creo que meses fueron, batallando con un premeditado ayuno que terminaba yaciendo a la media hora en un plato vacio envuelto en suciedad que había limpiado con mi putrefacta lengua, tragando mis promesas, engulliendo mis sueños, masticando a mi diosa. Pellizcándo tejido adiposo de todo mi cuerpo, flagelandome porque no entro en 2 jeans que antes calzaban (apretados, pero entraban), sintiendo en mis poros la pesadez de mi cuerpo, temiendo por el peso en el que estaré en estos momentos, asustandome porque mis huesos ya desaparecieron... Así regreso, así vuelvo a lo que jamás debí abandonar: mis sueños y esperanzas. Mi diosa con vendajes y heridas punzantes me perdona, esta vez no dará la espalda. Lamentablemente no confía en mi, sus ojos se cernirán eternamente sobre mi obeso cuerpo. Y si la traición me vuelve a tentar, ella me apuñalará primero...








Intake de Hoy


D: -
A: 2 vasos de sopa de pollo (106 cal)
M: Té verde+Té rojo

C:(supongo que un té o una sopa de 11 cal)




Sí, aunque debo confesar que comí unas cuantas tostadas....no puse las calorías porque no las sé, pero lo digo, para que sepan la verguenza que soy.



Gracias a todos los que firmaron y se preocuparon en mi ausencia. Las extrañe demasiado.