jueves, 19 de abril de 2007

Asesinando mentiras disfrazadas

Marcada en mi piel, te llevo orgullosa en mi ser. Más a veces miro la pigmentación que cubre mi impuro cuerpo, y lloro. No soy digna de ti, Ana. Tu simbologia plasmada en mis carnes no me fortalece, sólo me recuerda lo gorda y culpable de haber comido. Quisiera conocer el pecho inflado de placer por saber que no traiciono mis principios, a ti. Te llevo tatuada para toda la vida, te llevo en mi mente todos los días, en las comidas todos los momentos. Ansío lucir mi amor a ti con una remera que lo dejará a la vista, pero vivo oculta en harapos enormes que me esconden. Palpo mi hueso oculto bajo capas de tejido adiposo y lloro, te amo, te adoro, te llevo en mi, y no puedo serte fiel...






Quiero gritar, esconderme, ahogarme y tal vez desaparecer de la faz de la Tierra. No soporto más verte a la cara, aguantar, porque soy débil: perdí la voluntad. Me da verguenza que me vean comer, y si lo hago es a escondidas. Vivo una mentira, vivo una falacia. Ana lo observá todo y me condena a depresiones que quiero solucionar con ayunos que no logro por ciertos motivos. Lo que había bajado, al otro día ya no aparecia, es decir: o funcionaba mal la báscula o yo estaba deshidratada. No puedo evitar mirarme a un espejo y deprimirme, sacarme una foto e insultarme. Uso pantalones que hace 1 mes atrás me hacían culo de diosa, hoy me quedan tan grandes que nado en ellos, no me importa. Me siento protegida en la ropa grande, me siento no observada, no...nadie a una gorda. Terminaron los elogios, a veces pienso ¡Estaba más gorda y me elogiaban siempre!, ahora que mis pantalones bailan en mi cuerpo se termino eso. Quizas, la sociedad me exiga más flaca.






Crudas y afiladas serán mis palabras, pero nunca mejor acertadas. Vivo cansada, hace 1 semana y media no voy al gimnasio, me tomé un descanso. Dediqué todo mi tiempo al estudio, casi no duermo para saberme todo, para organizar todo y adelantar tareas. Me siento satisfecha y a la vez envidiada por mis compañeros. Pero por dentro muero, una irritación y ganas de explotar en llanto rompen mi rutina. A veces, deseo morir. He declarado a diestra y siniestra que jamás optaré otra vez por el suicidio, como muchas veces lo prediqué en intentos fallidos. Pero necesito descansar, palidecer bajo la pureza de una cama con una mano que acaricie mi cuerpo, sin juzgarlo, diciendome que estoy delgada, que soy perfecta, que he llegado a mi meta. ¡Tanto faltará para ese día!. Lloró porque comí un muñon de pan y un café de cena, me odio. Probé los laxantes, sinceramente me dan sensación de vacío pero dan unos dolores tremendos. Ya no se que hacer para renovar de nuevo ese amor por los huesos marcados a causa de ayuno, el aliento putrefacto y una panza vacía, limpia y pura.

domingo, 15 de abril de 2007

Full of food


A veces, te sentis sola en el mundo, caminando sin rumbo, sin nadie que te entienda, que te quiera escuchar sin juzgarte, ¿Acaso desaparecieron las personas que te abrazan y te comprenden?. Es así, la vida de una chica que lucha por la perfección se convierte en oscura, solitaria, incomprendida. A la vez la soledad crea fortaleza, sos fuerte, generas envidias, tenes voluntad, tenes algo que los demas carecen, sin embargo: vos careces de mucho más. Es triste pensar las cosas fríamente, es doloroso pensar que un comentario te empujó a tal abismo, es espantoso saber que fue la persona que amabas la culpable, la sociedad, tus amigos...
Aqui estamos, muriendo por un sueño, batallando contra el cuerpo, luchando por una obsesión que llamamos perfección.




Por más que me prometas cuidarme y amarme, no podes, no sos capaz de esas acciones lograr. Te odio, lloras y lames mis pies para retenerme. Te amo. Me confundo, me torturo, me hundo. Esta semana fue tremenda, comidas tras otras. Ayer sábado fue la vez que me detuve, mi agraciado novio con sus comentarios, obviamente impidió mi carrera al water. Pero nada me detiene, una bolsa en el lugar preciso suplanta cualquier pedazo de mármol. Hoy también en una salida repeti la acción, no con él, sino con otra persona. Me repugno, odio hacerlo, estoy sin voz a causa de ello. Pero ya juro un ayuno desde ahora. ¿Saben que? A pesar de que comí, adelgazé 2 kilos. No lo entiendo ni yo, no pregunten. Sólo se que hoy me pese, a pesar de la salida, y increiblemente los números descendieron, mi alegría fue indescriptible, no sabria explicarlo. Ahora ya prometí ayuno, no quiero aumentar de ese peso, quiero seguir avanzando. Mañana: otro desafio, si, gente reunida que significa comida, no quiero alejarme de mis amistades, pero tampoco quiero engordar. Ellos me conocen, no me van a obligar a comer. El problema quizas no sean ellos, sino yo.


















No se, con una botella de agua y un cansancio que me debasta puedo jurar tantas cosas que quizas se destinan a ser rotas. Pero a la vez miro adelante, mi meta me espera, un haz de luz, un dejo de esperanza de conseguir un nuevo amor, huesos salientes y amor, a veces tengo ganas de gritar: sólo necesito un abrazo. Y nadie se da cuenta. ¿A caso mis ojos no destellan la melancolía que embriaga mi ser? ¿A caso mis huesos no te reflejan lo que hago por vos?. Estoy cansada, a veces sueño con descansar eternamente (si, para no decir: muerte, una palabra tan común para mi, tan fuerte para otros). De que los problemas alimenticios, que el odio, incoformismo y la pelea rutinaria se esfumen como si se todo se tratara de una ráfaga. Pero nunca ocurre, el refrán no funciona en mi caso, en mi cuento llueve...y jamás se detendrá.



martes, 3 de abril de 2007

Orgullo anorexico

La muerte de la autoestima nos encamina a un mismo fin para nuestro cuerpo. No es quererlo, es no saber otra manera de enfrentar los problemas. Es la no existencia de matices. Un comer todo o ayunar semanas. Pero detrás de púrpureos mantos de melancolía, podrán hallar cenizas, de esperanza. El saber que somos inteligentes, seremos perfectas, que tenemos voluntad nos hace diferentes a las demás personas, nos hace por unos segundos apreciarnos. Defender a pecho inflado y a fuerza de rasguños un objetivo, un sueño, una elección.
Que nos critiquen, sólo hace crecer el ego de nuestra enfermedad, y el querer seguir, seguir adelgazando. Asi que la gente que me enfrenta y me juzga: gracias, solo me hacen más fuerte. Me hacen afirmar más mi amor a la reina de la perfección: Ana















Hoy va finalizando la semana, sin embargo ha sido una buena, he bajado unos 2 kg, había aumentado 1.5 En fin, tres consecutivas salidas con mi novio, en las cuales, la única comida que no vomite, fue una sola. Perdoname amor, te prometi millones de veces que no lo iba a hacer más, pero no puedo. Él sólo se dedica a detener mi camino al baño y me besa, y me pide por favor con lágrimas en los ojos que no vomite, yo cual enamorada, le hago creer que sus designios serán cumplidos. Pero mi estómago, pero Ana ordenan otras cosas. No puedo engordar, no puedo llenarme, quiero estar vacía. Él es el único que me puede hacer ingerir bocado, pero a la vez es el que me hizo ingresar en este infierno. La paradoja, la ambiguedad asesinandome nuevamente











Cumpliendo metas. Hace un tiempo, publique ciertas metas que tenia, quisiera hacer una revisión de las mismas y quizas plantear algunas nuevas:



-Entran en ese precioso jean -cumplida-
-Endurecer mi panza
-Bajar mis anchas caderas
-Endurecer mi cola -cumplida-
-Endurecer las piernas -cumplida-
-Que mi novio me mire solo a mi
-Disfrutar del sexo
-Que empiezen las clases -cumplida-
-No abandonar el gimnasio -cumplida-
-Todos los días subir escaleras
-Caminar del cole a mi casa
-Comprarme ropa, collares, pulseras, cremas y maquillaje
-Trabajar y tener mi propio dinero
-Conseguir un hombre que me comprenda y no me lastime

Son pocas las cumplidas, hay otras que se cumplieron y ser rompieron a mitad de camino. Para mi la mejor de todas fue entrar en ese jean, ayer fue el glorioso día, de un jean que amo, sin embargo, me apreta tanto que parezco un matambre. Ayer me miraba al espejo y dije "tengo que bajar 2 kilos más para que me calze sin apretarme", y mi prima de unos 10 años me dijo "2 kilos más? vas a quedar muy flaca" y yo me quede sorprendida, sin palabras, que de la inocencia de ella saltarán esas palabras afiladas, sonreí y me mentalizé "Lo estas logrando"

lunes, 2 de abril de 2007

Nunca me venceran en mi propio juego

En estas instancia, ya no surge odio ni rencor contra ustedes, hagan lo que quieran. Sólo les quiero decir que me afectan peor haciendo lo que hacen. Perdón a los que no entienden, pero es la persecución, el ahogamiento, el saber que jamás podré liberarme, flotar. Si no son tus padres, son las personas que se hacen llamar "amigos". Es mi cuerpo. Son mis reglas. Yo no voy criticando a ustedes por llenar sus repugantes cuerpos con grasas saturadas provenientes de un fast food de mala muerte. Este es mi juego, este es mi destino, mi muerte, soy consciente y poco puedo hacer para librarme. La relación amor/odio con Ana ha sido lo mejor que ocurrió en mi vida. ¿Me envidian por ser fuerte? ¿Les genera ira que yo pueda decir cuando no comer y cuando si? ¿Son capaces de eso, son capaces de sufrir hasta límites insospechados sólo por su sueño? Yo peleo, y estoy cansada de las piedras en el camino, pero jamás nadie dijo que fuera fácil el camino de ser una princesa.














Me muero de hambre, tranquilos, no es literal, es sólo el deseo de una gorda, que mira con recelo la nevera llena de facturas, torta y demás. No faltaron las ocasiones en que me presente en el lugar de mayor tentación: Mc Donald's, sin ir más lejos, hoy caí en ese lugar, y mi amiga pidió uno de los combos mientras que yo conforme a mi estómago con café. Ya estoy creandome una negación con esos lugares, mientras antes caía como niño ante un dulce, hoy me repugno de pensar en la grasa, en el retroceso que se produce con esas papas, hamburguesa, y demás porquerias. Ayer comenze la progresiva restricción de calorías, ingerí unas quinientas, una medialuna (160), un paty (185) y unas 3 galletitas (150). Si, una gorda tremenda. El desayuno lo vomite, no podía estar dentro mio, estaba con dolor de ovarios, y vomitar, aunque les parezca raro, me calmó todo dolor. A la madrugada, lloraba del hambre, si, soy una verguenza. Ingerí una pequeña manzana antes que cualquier otra cosa, pero estaba demás, no había lugar, y la vomité. Hoy fue diferente, más abajo se encuentra mi intake. Me odio por haber permitido unas papas en el cine, quise ir a vomitar en medio de la película, no miento, pero fui fuerte, y aguante las ganas. No quería hacer espectáculo con una amiga. Mañana será diferente.







"And you're my obsession, I love you to the bones and Ana wrecks your life like an Anorexia life", Silverchair sonando en mis oídos, identificando cada poro de mi palidez. Me duele la cabeza, el estómago, estoy mareada, y sin embargo, mi amor crece cada más. La gente quiere detenerme. Nunca van a poder. Yo sola puedo parar este tormento. Cada vez que a mis oídos llegan susurros de sus planes, me rió, tengo voluntad, envidienme. Me estoy muriendo, pero soy diferente a ustedes: soy gorda y lo reconozco. Vos sos una misera mujer que se cree preciosa cuando debes tener 30 kg demás, haces alardes de tu cuerpo que en vez de modelo pareciera provenir de un zoologico.Yo lucho por mis sueños, mientras vos los ves como algo lejano, yo se que pronto voy a lograrlos.





My Intake:

D: -
A: sopa light (26 cal)
M: 8 patatas fritas -las de paquete- (90 cal)
C: -

Eso fue lo que comí, superando un poco las 100. Ingerí a grandes cantidades té y café. Agua y cigarrillos por doquier. Asi son mis días, llenos de soledad, angustia, acompañados por el sabor amargo de un cigarrillo que disimula el olor a estómago vacio.