viernes, 12 de enero de 2007

Como ir a comer a Mc'Donalds y no morir en el intento



¿Y cómo haces? ¿Y cómo lo enfrentas? ¿Cómo convives con esa sensación de vacio sentimental que coincide con el emocional? ¿Cómo soportas las mentiras? ¿Cómo creas mundos inexisistentes? ¿Cómo rechazas tu alimento favorito? ¿Cómo soportas el hambre?

La perfección es mucho más fuerte que el hambre. El dolor queda en un segundo plano. Te es indiferente, se transforma en algo cotidiano. Y ya la comida es algo insignificante, eso que te generaba amor ahora es algo que te genera desprecio, asco. El tiempo mata todo. Muere tu hambre, tus ansias, moris vos. Y pocos entienden tus cambios, pocos entienden que es díficil volver a comer cuando tu cuerpo se habituó a vivir de una coca light y un café amargo. Un simple bocado desata las mayores angustias en tu mente, genera un dolor inmenso en tu pobre estóimago, crea deseos increíbles de vomitar, de morir.






Tiempo de cambios, de pruebas. ¿Qué contarles? El sábado salí con mi novio a pasear, prometimos no peleas, como siempre las promesas cumplieron el destino que siempre les depara mi presencia, se quebraron en mil pedazos. Fuimos a un Mc Donald's, él fue con la idea de comprarse una hamburguesa chica porque tenía que comer y tomar un remedio, aunque yo lo convencí en quedarnos y comer, amo Mc Donald's como toda la auténtica gorda que soy, no había comido nada en el día, así que cedí ante la primer tentación, pedimos lo que iba a infectar nuestros estómagos pero sin embargo al sentarme, miraba con desprecio la comida, de reojo, sentía que esa no era mi comida predilecta sino todo lo contrario, agarre unas papas mientras creaba una conversación, despues subitámente comenzé a angustiarme por mi madre, ya les contaré. El se enojó porque está peleado con mis padres. Discutimos. Le dije que no lo soportaba más y que quería terminar con él. Despues de segundos de silencio más hiriente que tortura china decidí emitir palabra y no recibir respuesta. Trascurridos segundos de angustia existencial, me ofreció una contestación, él tomó su hamburguesa y gaseosa y se largó, quise seguirlo, pero recordé que olvidaba mi cartera. Tomé cartera, hamburguesa, y coca light y lo seguí, dejando en el olvido una caja de papas fritas llenas en la mesa.
Cuando lo busque, era demasiado tarde, no estaba. Con lágrimas atragantadas busqué en los lugares que frecuentamos, lo llamé al celular, nada. Guardé la hamburguesa en mi cartera, y pensé en miles de boludeces, cortarme, suicidarme, idioteces. Me grité interiormente "Controlate", asi que compré cigarrillos y me pusé a caminar buscándolo, lo llamé, nada. Caminé, tranquila, alternando mi cigarrillo con coca light, me detengo en otro teléfono público para intentar otra llamada fallida y en eso se me acerca un nene chiquito, flaquito, sucio y me pide si por favor le doy un poco de mi gaseosa. Se la dí. Y antes de que se retirara le digo "espera, espera", saque mi hamburguesa intacta con caja y todo y le digo "toma, esta medio aplastada, iba a comerla pero no tengo hambre, tomala vos". Me sonrió y se fue con su mamá y los hermanitos a sentar en la calle, y repartieron la hamburguesa. Me sentí feliz por no haber ingerido esa grasa, y feliz por ellos porque es muy díficil que tengan la posibilidad de algún día visitar un Mc Donald's más que en restos de basura. Déspues, feliz me olvidé de todo, me importaba muy poco si lo encontraba o no, prendí otro cigarrillo y me dirigí a donde supuse que estaría él, ahi estaba. Me quedé escondida mirandolo como me buscaba con la mirada, me reí, el sabía que yo iba a volver. Allí aparecí cumpliendo sus intuiciones. Para comprobar que estaba en lo cierto, histeriquie un poco, me abrazó, se enojo porque estaba fumando, lo empujé y le dije que ya no era su novia, y que me dejará ir. Me escondí. Y lo observé, se fue de el lugar, y buscaba desesperado con la vista a todos lados, lo presentí: me necesitaba, no me iba a dejar, sólo quería probarme, ver si era capaz de dejarlo o no. Somos adictos a nosotros mismos. Nos es imposible abandonarnos. No podemos, no ahora. Quizás jamás. La dependencia y la simbiosis es un reflejo de nuestros cuerpos, tan unidos, tan diferentes, tan semejantes.



Y ya no necesito esa basura en mi, me infecta, me contamina, me duele ingerir algo, me lastima. ¿Pero cómo van a entenderme? Si viven juzgandome. Si jamás podrán gastar un segundo de sus vidas en entender. Si soy motivo de burla, de ejemplo a no seguir, de imperfección, de lástima y quizás diversos adjetivos más que todavía desconozco. Y es así, ayer empezé con restringir algunas cosas, hoy directamente rechazo lo que hasta hace un tiempo era mi devoción. Hoy eso se tranformó en obsesión.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

m nknto tu blog nna ..mira sos un re ejmplo a seguir no soy ni ana ni mia perod deseo ser como vos asi de perfecta ...

Pink Chick dijo...

tE entiendo perfectamente.
Entiendo como te sientes.

Anónimo dijo...

no pasa un dia qe entro a leer tu blog, todo lo qe pones me hace sentir tan identificada, tantas pesadillas qe vos vivis, son tan mias, te juro qe cada dia te siento mas cerca, qe compartimos mas cosas, qe tenemos otras tantas en comun, gracias por dejarme ser parte de tu vida, i por hacerte tan imprecindible en la mia, te qiero muchisimo de verdad, sabes qe me tenes para lo qe necesites

Anónimo dijo...

soi yo, jesi

somia dijo...

hola. entre a tu blogg y simplemente me a paresido bien sorprendente , soper wow!! deverdad escribes super transparente, ke bueno, te invito a ke te pases por mi blogg!!! chao !!

Anónimo dijo...

hola nena!!!

espero q este bn?? la vdd se komo te sientes pero muchisisima suerte nena sabs q hay mucas xiks q estan kontigo ...tq besitos ciao atte jimena (princessmva@hotmail.com)

Anónimo dijo...

Hello soy Sora tu block esta genial como tu la verdad , ya sabes ke te entiendo , estoy para lo ke kieras .

.T.K.M. by ***SorA**)

Changaleona dijo...

Bueno, que se me acabaron los chistes, y espero haberte alegrado algo el día, anoréxica.