domingo, 21 de enero de 2007

Las mentiras caducan, y los amantes siguen amando...

Las mentiras no son eternas. "Las mentiras tienen patas cortas" aunque carezcan de movilidad alguna, esa insulsa frase que marcó mi infancia se solidifica hoy en día. El amor, la comida, las excusas ya se volvieron repititivas y predecibles. Creo que abuse de su gentileza. Los dolores de panza, la preferencia por la comida inexistente, las expresiones tales como "esta quemado, esta salado, tiene feo gusto" ya han caducado. Un año funcionó...más no creo que resistan más esto. Una nueva camada de efímeras palabras llegará, no lo dudo. Sin embargo, el ingenio florece de las ruinas de mi cuerpo y mente dispuesto a embestir hasta las mayores obligaciones. Desde este momento tengo varios proyectos que ya demostraron su filo, nadie detendrá mi sueño, mis sueños de perfección, mi sueño de los añorados 40 kgs.









A veces el amor es distorcionado por celos y obsesiones, por cegueras producidas por la inseguridad, saber que hay mujeres mucho más hermosas que son objeto de deseo colectivo, conviertiendose a cada momento en tu nemesis, lo que acciona tu "coraza de acero", la desaparición de lo que algunos llaman confianza y la fulminación del lujurioso deseo. No importa los elogios de tu pareja de turno, sus elogios a tu cuerpo y la promesa del amor eterno. En ciertas ocasiones lágrimas de verguenza y no-perfección se difuman en sábanas ímpias y cuerpos invadidos de sudor de sexo. No es dolor, no es la insatisfacción, ni tampoco el desamor. Es el saber que nunca podrás ser la persona perfecta para él. Que por más hambre, dolor e inversión en vos misma jamás lográs tu objetivo. Y el llanto no tarda en manchar el acto amoroso que buscabas hace instantes. No hay palabras, porque nadie te entiende, ¿Cómo le explicas a tu acompañante que tu malestar se debe a que tu sed de delgadez nunca es saciada? ¿Cómo le explicas tus frustraciones y tus vanos intentos con tus manos para que no se visualize la grasa abdominal que te atormenta?. Las escenas se repiten, el entregarte a la excitación del momento se torna tormentoso e imposible. No es que ya no te agrada ese hombre perfecto que yace a tu lado empapado en gotas de amor, es que cada día te atacan con modelos más incalcanzables, y cada segundo sentis que estas más lejos de la perfección, más lejos de ser la única deseada y admirada por el hombre de tu vida...







Te regalo mi cintura
Y mis labios para cuando quieras besar
Te regalo mi locura
Y las pocas neuronas que quedan ya

Mis zapatos desteñidos
El diario en el que escribo
Te doy hasta mis suspiros
Pero no te vayas mas

Porque eres tu mi sol
La fe con que vivo
La potencia de mi voz
Los pies con que camino

Eres tu amor
Mis ganas de reir
El adios que no sabre decir

Porque nunca podre vivir sin ti
Si algun dia decidieras
Alejarte nuevamente de aqui
Cerraria cada puerta
Para que nunca pudieras salir

Te regalo mis silencios
Te regalo mi nariz
Yo te doy hasta mis huesos
Pero
quedate aqui

Porque eres tu mi sol
La fe con que vivo
La potencia de mi voz
Los pies con que camino

Eres tu amor
Mis ganas de reir
El adios que no sabre decir
Porque nunca podre vivir sin ti


El tema de arriba de Shakira me lo dedico hoy mi novio, me mostró una grabación cantandolo y en ciertas partes, como en "eres tu mi sol" decía mi nombre, a veces cuando se lo propone es tierno, otras lo odio por su lujura incontrolable.

"Tu y yo
quien nos puede separar
quien se atreve a desafiar?,
la fuerza que hay en mi
ahora que estas, junto a mi
Por los siglos te tendré,
nada me ha de detener
te pido esperáme,
que voy a ti y por fin,
sólo para mi, serás"







viernes, 19 de enero de 2007

Ama un día y todo el mundo habrá cambiado...

En un principio fue por vos, amor. En un comienzo fue por una búsqueda de dejar de oír esos adjetivos que tanto dañaban a mi persona, al iniciarme en esto fue por una aceptación hacia mi persona por parte mia y por ende de los demás. Siempre dependí de la opinión ajena. Soy muy débil e influenciable. Siempre dependí de tu sonrisa o tu ceño fruncido como respuesta a mis comentarios o acciones. Todavía lo sigo haciendo. Nunca conocí lo que los demás llaman libre albedrío. Vos sos mi dios, mi camino, mi vida. Sin tu luz no existo. Soy sombra y polvo. "Nunca me dejes, nunca me engañes", llorando te lo suplico a cada instante. No quiero salidas, no quiero oír de tus amigas. Quiero ser la única, la única fiel a tu religión. Bendecime en tu cuerpo, bautizame con un abrazo y comulgemos en un orgasmo. Que no haya terceros, no quiero nadie en mi terreno. Más una vez el pecado invadió mi piel, haciendome conocer el sabor de la hiel. Oh, jamás me abandones otra vez en las garras de otros que nada saben de amor, que nada saben de la razón. Obsesión mia, amado mio dejame convertirte en mi destino. Prometo que llegaré a la perfección y por fin podré escuchar de tus labios carmesí: "te amo, corazón"










Hoy salí con mi novio, estuve muy sensible, me puse a llorar porque me sentía fea, gorda. Yo se que el debe estar HARTO de oírme decir una y otra vez las mismas cosas, en fin, se enojó y me dijo "amor a mi no me importa como seas por fuera, te amo por lo que sos. No me importa si sos linda o no. Te amo mucho. Y además sos muy linda, tonta". No me importo, lo que me dijera. Son dobles discursos típicos de hombre, a veces soy celosa hasta de sus pensamientos (sí, hasta ahi llega mi obsesión con él), cuando él se masturba estando sin mi, me atormento imaginando que el piensa en modelos 90-60-90 y se arrepiente de tener esta vaca al lado. No puedo dejar de llorar y de celarlo. Hasta del aire que respira. Y me odio, se que no es normal. Hoy estaba en los videojuegos, en el juego del baile, hice esfuerzo para jugar, no me canse, sino que me preocupé porque me agarró un dolor en el corazón muy intenso, quizás sería porque no comí nada en todo el día, era el mismo dolor que cuando vomitas algo sólido. Me asusté, jamás me había ocurrido. Déspues le dije a mi novio que le tenía que contar algo, fuimos a comer una hamburguesa con una sprite zero ^^ (no en Mc Donalds, sino una chiquitita en una pancheria), le confesé que con el no me molestaba comer a veces, por las cosas lindas que me decía, le conté de mi preocupación por el dolor que me agarró, de la obligación a comer por parte de mis padres, de mis vomitos. El se angustió, me dijo que pensó que ya me había pasado esa "etapa". Pero no es una etapa, es un transtorno. Se lo dije. Yo ya sabía que el pensaba que estaba "curada" pero sin embargo me cansé de llevar esa máscara de efímera felicidad con la persona que amo, no más, hoy exploté y lo confesé...jamás estuve bien, siempre viví con ella, la que me atormenta y persigue...la que se me observa y se queja, la que de la perfección huir no me deja.







Cuando estoy con vos:

-Me siento la mujer más hermosa del mundo
-Me puedo imaginar delgada
-Lloro de tristeza, lloro de alegría
-Me enorgullezco de tenerte a mi lado
-Puedo a veces probar un bocado sin culpa

-No puedo dejar de besarte un instante
-No puedo evitar decirte lo mucho que te amo
-No puedo dejar de celarte, indagarte y crearme películas donde yo soy la chica fea, gorda y engañada.
-Tomarte la mano es sentirme protegida
-Mirarte a los ojos es encontrar mi rumbo cuando estoy perdida

lunes, 15 de enero de 2007

Dias bañados en orgullo

Y a veces hay días raros, extraños, ¿cómo llamarlos? únicos e irrepetibles. Te sentis orgullosa, no de tu cuerpo, sino de tu fuerza, te descubris a vos misma. Transpasas límites establecidos que vos misma desconocias. Te comenzas a conocer, jamás te creíste capaz. Todo comienza restringiendo

calorías, 500 calorías, 150, 60 hasta que el hambre es sólo un mal recuerdo que al principio atormento tu mente. Hoy te jactas de haber desarrollado lo que todos tienen, pero pocos dejan salir a la luz, algo envidiable y a veces aniquilador llamado voluntad. El autocontrol que rige tu vida es a veces lo que te alimenta, lo que te destruye.




Hace bastante no cuento mis días, mis decepciones y orgullosos. A veces por verguenza, otras porque prefiero expresarme. Hoy decidí romper con eso, y contarle el fin de semana.

Sábado: D:-
A:-
M:-
C:-

Domingo: D:1/2 brownie (70 cal)+1 pedazo de tarta (unas 200?)
A: -
M: algunos snacks con mi novio+7up light
C: 1 plato de fideos (mia)


Lunes: D:-
A:-
M: 1 rodaja de melón (30 cal)+3 galletitas marineras /(150 cal)
C: jamón y queso (obligada ¬¬, eran empanadas pero no comi la masa)









Y a veces te duele, porque la gente que nunca te resto importancia, aparece. Dandote consejos como si fueran médicos expertos. Y eso es lo peor, te ven flaca. Y no lo notas, tenés unos ojos aparte. Fuera de este espacio. Miras el espejo y no ves a la niña delgada que todos señalan. Ves una gorda hundiendose cada vez más en sus tejidos adiposos. Y no queres salir, no queres que vean a la gorda. Salir con amigos, a bailar es una tortura, toda la ropa te aprieta, muestra las formas de tu cuerpo, te hace "ver gorda". Lloras por verte desnuda, vestida. Pero si los huesitos los podes sentir, ¿Porque?. Eso es lo que nadie entiende, el sufrimiento diario, el esforzarte y nunca, nunca verte como esas modelos, nunca verte como siempre soñaste.

viernes, 12 de enero de 2007

Como ir a comer a Mc'Donalds y no morir en el intento



¿Y cómo haces? ¿Y cómo lo enfrentas? ¿Cómo convives con esa sensación de vacio sentimental que coincide con el emocional? ¿Cómo soportas las mentiras? ¿Cómo creas mundos inexisistentes? ¿Cómo rechazas tu alimento favorito? ¿Cómo soportas el hambre?

La perfección es mucho más fuerte que el hambre. El dolor queda en un segundo plano. Te es indiferente, se transforma en algo cotidiano. Y ya la comida es algo insignificante, eso que te generaba amor ahora es algo que te genera desprecio, asco. El tiempo mata todo. Muere tu hambre, tus ansias, moris vos. Y pocos entienden tus cambios, pocos entienden que es díficil volver a comer cuando tu cuerpo se habituó a vivir de una coca light y un café amargo. Un simple bocado desata las mayores angustias en tu mente, genera un dolor inmenso en tu pobre estóimago, crea deseos increíbles de vomitar, de morir.






Tiempo de cambios, de pruebas. ¿Qué contarles? El sábado salí con mi novio a pasear, prometimos no peleas, como siempre las promesas cumplieron el destino que siempre les depara mi presencia, se quebraron en mil pedazos. Fuimos a un Mc Donald's, él fue con la idea de comprarse una hamburguesa chica porque tenía que comer y tomar un remedio, aunque yo lo convencí en quedarnos y comer, amo Mc Donald's como toda la auténtica gorda que soy, no había comido nada en el día, así que cedí ante la primer tentación, pedimos lo que iba a infectar nuestros estómagos pero sin embargo al sentarme, miraba con desprecio la comida, de reojo, sentía que esa no era mi comida predilecta sino todo lo contrario, agarre unas papas mientras creaba una conversación, despues subitámente comenzé a angustiarme por mi madre, ya les contaré. El se enojó porque está peleado con mis padres. Discutimos. Le dije que no lo soportaba más y que quería terminar con él. Despues de segundos de silencio más hiriente que tortura china decidí emitir palabra y no recibir respuesta. Trascurridos segundos de angustia existencial, me ofreció una contestación, él tomó su hamburguesa y gaseosa y se largó, quise seguirlo, pero recordé que olvidaba mi cartera. Tomé cartera, hamburguesa, y coca light y lo seguí, dejando en el olvido una caja de papas fritas llenas en la mesa.
Cuando lo busque, era demasiado tarde, no estaba. Con lágrimas atragantadas busqué en los lugares que frecuentamos, lo llamé al celular, nada. Guardé la hamburguesa en mi cartera, y pensé en miles de boludeces, cortarme, suicidarme, idioteces. Me grité interiormente "Controlate", asi que compré cigarrillos y me pusé a caminar buscándolo, lo llamé, nada. Caminé, tranquila, alternando mi cigarrillo con coca light, me detengo en otro teléfono público para intentar otra llamada fallida y en eso se me acerca un nene chiquito, flaquito, sucio y me pide si por favor le doy un poco de mi gaseosa. Se la dí. Y antes de que se retirara le digo "espera, espera", saque mi hamburguesa intacta con caja y todo y le digo "toma, esta medio aplastada, iba a comerla pero no tengo hambre, tomala vos". Me sonrió y se fue con su mamá y los hermanitos a sentar en la calle, y repartieron la hamburguesa. Me sentí feliz por no haber ingerido esa grasa, y feliz por ellos porque es muy díficil que tengan la posibilidad de algún día visitar un Mc Donald's más que en restos de basura. Déspues, feliz me olvidé de todo, me importaba muy poco si lo encontraba o no, prendí otro cigarrillo y me dirigí a donde supuse que estaría él, ahi estaba. Me quedé escondida mirandolo como me buscaba con la mirada, me reí, el sabía que yo iba a volver. Allí aparecí cumpliendo sus intuiciones. Para comprobar que estaba en lo cierto, histeriquie un poco, me abrazó, se enojo porque estaba fumando, lo empujé y le dije que ya no era su novia, y que me dejará ir. Me escondí. Y lo observé, se fue de el lugar, y buscaba desesperado con la vista a todos lados, lo presentí: me necesitaba, no me iba a dejar, sólo quería probarme, ver si era capaz de dejarlo o no. Somos adictos a nosotros mismos. Nos es imposible abandonarnos. No podemos, no ahora. Quizás jamás. La dependencia y la simbiosis es un reflejo de nuestros cuerpos, tan unidos, tan diferentes, tan semejantes.



Y ya no necesito esa basura en mi, me infecta, me contamina, me duele ingerir algo, me lastima. ¿Pero cómo van a entenderme? Si viven juzgandome. Si jamás podrán gastar un segundo de sus vidas en entender. Si soy motivo de burla, de ejemplo a no seguir, de imperfección, de lástima y quizás diversos adjetivos más que todavía desconozco. Y es así, ayer empezé con restringir algunas cosas, hoy directamente rechazo lo que hasta hace un tiempo era mi devoción. Hoy eso se tranformó en obsesión.

jueves, 11 de enero de 2007

Crónica de una noche lejos de tus brazos

Y el ciclo no deja de repetirse, es la misma rutina, unos pasos a mi condena, como un ahorcado a su soga, como un suicida a su arma letal, como un te amo a alguien que no lo siente. Voy a la heladera, la abro con esperanzas de comprensión, de un abrazo de inertes calorías. Me retiro ante la verguenza de no encontrar nada para mi necesidad. La noche oculta la falta de voluntad, el silencio ignora los lamentos de no-perfección. Y no es que no haya comida en mi estómago, es el no llenarme de vos, porque siempre que te veo vos sos mi único alimento, últimamente me desprecias, estoy desnutrida de vos, amor. Retorno, en nombre de Ana tomo sólo un pequeño trozo de alimento que no me generará culpas. Y una enorme cantidad de agua, para ahogarme entre lágrimas y sodio. Pero la culpa, la verguenza y la inseguridad aparecen. Ella no me deja sola nunca. Es la pieza del rompecabezas incompleto que se fabricó en mi mente.


Estoy rota, cuesta respirar cuando fallas, y decis "mañana voy a lograrlo". Mañana prometo ayuno, solo líquidos. Mucho ejercicio. Sé que puedo, se que debo. La perfección me espera, la grasa no, ella se sigue acumulando en mis caderas, piernas a velocidades alarmantes. Por favor transportenme a un mundo donde la imagen no lo sea todo. Por favor llevame a tu reino de perfección Ana, por favor...





Extraño tu dulce amor, lágrimas de tristeza me producen un extraño ardor. Punzadas en el alma me avisan de tu ausencia. Mi piel solitaria y fría me remite a la falta de caricias. ¿Dónde esta la persona que creí conocer? ¿Dónde se esconde el amado que yo besé?. Tolerancia a una obsesiva, golpes a una enemiga, sexo a una celosa, ni siquiera entiendes que soy una frágil rosa. Permite ser, dame permiso para ser lo que era, tu novia orgullosa y juguetona que se amaba, que no se ocultaba. Prohibime apagar otra vez las luces que iluminan nuestros sexos, no me dejes ocultarme otra vez, besame y dime que soy tu perfecto ser.





Me da gracia, me rio y me regocijo de la ignorancia, y la putrefacción ajena, yo no estoy extenta de ello, pero si más que algunos otros. Mientras algunos nadan en un mar inmundo, yo me sujeto a ramas caídas para no infectarme, es frágil mi mundo, pero sin embargo me sostiene, me ayuda a seguir. Algunos me admiran, otros me odian. No juzgo a nadie. Son librespensantes y enorgullezcanse de serlo. Lo que debo aclarar es que nadie elige estar enfermo, yo no escogí este camino, no me levante y dije "quiero ser ana, quiero un nuevo estilo de vida." La vida, las personas, la sociedad, las experiencias me llevaron a un torturoso camino sin retorno. No digan idioteces tales como "asi como entraste, podes salir". Porque jamás quise entrar. Tampoco es un camino fácil. "No, prefiero sufrir anorexia antes que hacer dieta porque es más rápido y fácil" What a fuck?? no me hagan reir, quizás si, algunos comentarios me roban sonrisas y me hacen sentirme afortunada de no estar bendecida en esas malditas aguas que les mencione llamadas ignorancia. Para las personas que sienten repudio, verguenza de mi, las invito a no ingresar. No estan obligados, claro que no. El fin de este blog es una terapia para mi, el abandonar cortes por palabras, el transformar lágrimas en arte, el metamorfosear sentimientos en recuerdos. Una aclaración a una chica: jamás me creí perfecta, ¿por qué crees que lucho cada día? Si no, no estaría en este lapidario camino. Gracias por molestarte en leerme y sentir algo. Sin embargo, no se me notan los huesos, hay mucho tejido adiposo en mi para que ese acto ocurra.






"Que digan lo que quieran
Que las palabras vienen y se van
Que yo soy como soy en realidad
Quiero vivir a mi manera.
Que digan lo que quieran
Yo tengo ya mi brújula interior"




Hoy hay felicidad en mi, a pesar de una obligación de comer por parte de mis padres. Hice mucho ejercicio. Y no creo haber superado las 400 calorías. Es demasiado. Pero no caí, me sentí ligera, sólo comí y por una obligación. Se que tengo la fuerza necesaria para lograr mis sueños.



miércoles, 10 de enero de 2007

¿Dónde se perdió mi perfección que nunca existio?


Espero tu amor día a día, busco tu aprobación hasta en el movimiento de mi cuerpo, ansío que de tus labios escapen las palabras "princesa", anhelo que tus brazos me levanten como la frágil hoja que deseo ser, quiero flotar, bailar en tu cuerpo, gustarte, agradarte, excitarte. Trato de que encuentres dulces mis actos, ya que los calculo millones de veces antes de realizarlos. Vivo muriendo de hambre por tu aceptación, vivo ejercitandome por horas por una profanación, vivo muriendo por una razón llamada perfección.

Odio fallar, detesto defraudar el camino de lo perfecto, no sólo con lo relacionado con Ana, sino también con vos, mi vida, mi hombre. No soporto hacere enojar, no puedo perdonarte gritarte y menos no excitarte. Porque se que no soy linda, soy gorda, y lucho por cambiarlo, pero a veces soy débil, hay veces que me obligan a comer, hay veces que la simulación no es suficiente. ¡Y qué puedo hacer? Perdoname....rezo por cambiar, Ana escucha mis plegarias.




"I don´t care if hurts...i wanna have control, I want a perfect body, I want a perfect soul...", Radiohead suena en mi computadora, identificando cada centimetro de mi piel, "Creep" es la canción que me esta haciendo vibrar desde hace minutos. Y si, esto es lo que me hace feliz, esto es lo que me tortura, esto es lo que quiero, esto lo que decidi, esto es lo que me enferma, esto es lo que me mata, esto es lo que hago por vos, esta es mi lucha, mi lucha por la perfección.




"Your skin makes me cry"...no solo a vos, a mi también me hace llorar mi demacrada piel repleta de evidencias de llantos de sangre. La última vez derramaba lágrimas de ojos y brazos, no por dolor, sino por falta de control. La sangre no decia basta, el piso y mi ropa manchados me hicieron desconocerme. Siempre soy así, desconociendo límites. Un golpe y un grito de mi novio me hicieron volver a la realidad, la muñeca envuelta en papel higénico y lágrimas por ver a mi novio enojado y diciendome "Que hiciste?? Otra vez con eso?".





Ayer sali con mi pareja, unas peleas por temas sexuales que me hicieron ver cosas idiotas, anteriormente a este indignante acto tuve un sufrimiento indescriptible por mis incontrolables celos enfermos. En cuanto a la comida:

tuve tentaciones, si, pero no comí, compré un agua y un yogur ser, despues de la pelea me fui llorando, comi el yogur, pero no me basto. ¿Nunca sintieron vacío emocional que justamente coincide con los llantos de su empobrecido estómago? Así estaba, confundida ante la falta de amor, la carencia de comida y la desaparición eterna de algo llamado autoestima. Visualizé un kiosko abierto, sucumbí ante un alfajor repleto de calorías, lo comí llorando, pedacito por pedacito, lo escondía, no quería que nadie me viera comiendo. Antes de esto, en mi caminata, muchos hombres en la calle me piropeaban, otros con los autos me llamaban y demás, pero cuando empezé a comer, muchos pasaron y no me dijeron nada. Quizás fue mi imaginación, pero me sentí más gorda que nunca, más débil, más fea, enorme. Lloré y me lamente, un dolor a estómago lleno me decía "siempre gorda, gorda, gorda". Sí, algunos lo toman como aperitivo, como mi novio, no entiendo como lo pueden hacer, tiene las calorías de una comida de una persona normal (unas 200 y pico) y además llena. Será que mi "nena" no esta acostumbrada.
Llegue a mi casa, lloré...no funcionaba mi conexión asi que jugue un rato y me dormí entre lamentos. Asi es mi vida, miserable y predecible. Alejandome de mi lucha, dejandome vencer. No quiero, yo se que puedo.



martes, 9 de enero de 2007

Mi presentacion no-esperada

s
Si, muchas chicas que entran a este lugar ya me conocian, chicas que comparten mis mismos sentimientos, luchas, decepciones, logros y diversidad de cosas de complicada altura para mentes incapaces de comprender problemas ajenos, únicamente capaces de juzgar y criticar.

Muchos que desconocian mi existencia me consideraban gorda insulsa que se regocija en su grasa con comentarios depresivos y lamentos de su putrefacta vida. Otros/as me consideraban un esqueleto frente al monitor, un caso de anorexia aguda que debería ser castigada por su lucha con tubos y sueros. Otros una chica de parámetros normales inconforme. Otros una nenita consentida que esta aburrida y no sabe con que entretenerse, entonces busco ser una princesita. Nada más alejado de la realidad. No soy ni fu ni fa. No soy ni este ni oeste. No soy viento ni agua. No soy nada.

Lo siento, habia publicado fotos de una amiga, y tuvo problemas, la gente creyo que este blog era de ella, cuando en realidad ella amablemente me lo promociono. Espero que me entiendan.





lunes, 8 de enero de 2007

La nenita que jamás deje de ser



A veces nos encontramos perdidas, comiendo, aparentando cosas que no existen. Nos creamos la burbuja de perfección y cuando nadie nos ve huimos de ella para dejarnos atrapar por horrorosas tentaciones. Y nadie es conciente, nadie sabe que la princesa cae, nadie percibe que la princesa comió un plato que la hizo abandonar parte de su ser en algo tan bajo como un inodoro, no es digno, nadie imagina eso. La noche oculta decepciones

Nos alejamos de nuestra meta, manejamos en la dirección incorrecta muchas veces pagando precios al nivel de nuestro pecado, nuestra caída. Los castigos se metamorfosean en días de aliento a muerte, mareos y gruñidos de un estómago llorando por el insoportable ayuno. La sangre que cae al piso expresa odio, dolor, verguenza de nuestro cuerpo, la indignidad de una niña que vive simulando, porque asi es nuestra vida: hacer creer que comemos, hacer creer que somos perfectas, hacer creer que no comemos. Cambiamos según la situación lo amerite. Perfectas simuladoras. Pero no perfectas en cuerpo y alma. Falta para eso. Por eso las mentiras no acaban, no, falta un tiempo para que terminen porque todavía soy imperfectamente perfecta...







¿Cómo te hace sentir comer? ¿Qué sensación es esa de tener el estomago lleno? ¿Por qué corren lágrimas corren de tu rostro déspues de que probaste comida si hace días no comias? ¿Dónde quedó el hambre que decías tener cuando eras chiquita? ¿En que cajón desapareció el "mamá que vamos a comer hoy?"? ¿En dónde, cuándo, por qué?.







viernes, 5 de enero de 2007

El mundo de mentiritas





No me juzgues. No me maltrates. Sólo trata de mirarme. Entender el sufrimiento que me agobia. Decime que jamás conoceré la gloria. Denigrame, que estoy muerta. Ya no tendré que abrir más puertas. Insultame, golpeame. Ya no pertenezco. Ya no existo. Poco me importa las lágrimas cotidianas que derrocho. Insignificante me es la sangre que derramo por el dolor. Nulo es el dolor del hambre e irreal el sufrimiento de los mareos. Mariposas, hadas, princesas, reinas y doncellas cubren el verdadero gélido y horroroso mundo en el que existo. No existe nada de eso. Me crearon ilusiones en las que caí como la ilusa que siempre fui. Para muchos es fácil decir desde afuera: "querete", "dejalo o morite". Si sólo les cediera mi posición por unos segundos...descubrirían como las calorías y el peso atormentan todo el día, como los espejos buscan castigar las 24 hs y como la comida y las modelos ultra delgadas aparecen a la vez, desorientandote, dejandote confundida, en medio de crisis, llantos, incomprensión. Un comentario puede matarte tal como lo puede hacer una comida grasosa. Una imagen, un suspiro. Una obsesión llamado perfección.





Ayer día ambiguo. Les cuento mi Intake:

D: Té-2 edulcorantes-
(6 cal)
A: Verduras hervidas
(50 cal)
M: Té -2 edulcorantes-
(6 cal)
C: -

Total: 62 cal

Ejercicio: 200 c/pierna
1 hora y media de caminata


Ayer día de superar tentaciones, invitación a cenar, helado. Todo rechazado. La voluntad se apiadó de mi y me vino a visitar. Sin embargo a cambio de eso, tuve que pagarlo con depresiones, llantos injustificables, soledades, vacios internos, mareos, dolores de panza, insomnio y casi algunos desmayos. La noche fue eterna. Sin embargo la superé.







Me veo sola, sola, en un camino incomprendido. Me veo perdida en las riendas de una obsesión que me hiere. Me veo triste, ojerosa, solitaria, vacia. No soy vidente, pero me veo perdida. Todos te rechazan, nadie intenta comprenderte. Piensan que necesitas atención, ser admirada, querida...
Si queres eso y mucho más, pero primordialmente buscas aceptación. Que te quieran como sos, que te ayuden. Un insulto, una palabra, una grosería me llevan a aferrarme más a mi perdición. No me hagan reir, no voy a morir. Porque ya estoy muerta.
Hoy no desayune, almorze la mitad de una sopa de 26 cal en total, es decir que habré ingerido unas 13 cal. No tengo hambre, no tengo ilusiones. Mi madre me vió tomando la sopa y me dijo "me estas preocupando, hoy vas a cenar si o si.". Otra vez comienza la ronda de mentiras, engaños, simulaciones. Empieza mi mundo. Entro en acción.

jueves, 4 de enero de 2007

Llena de vacio interior y un poco de té



"Hunger hurts, but starving works", Fiona Apple me susurra a cada momento esa frase, fortaleciendo la voluntad que a veces amenaza con resquebrajarse. Hoy fue un día en que el té fue coronado como la comida por excelencia. El desayuno fue un insípido té, el almuerzo unas verduras hervidas, la merienda otro té, la cena: mis padres se fueron a cenar afuera, yo aqui con dolor de panza, dolor de hambre, dolor de perfección. Es increible, estoy con mi menstruación y no tengo un ataque de hambre. Extraño a mi novio, pero a la vez no lo quiero ver, estoy indispuesta, conclusión: nada de sexo ni momentos calientes. Odio, odio esto. El único que sea alegra de mi menstruación es mi novio para el significa que no estoy embarazada (siempre tiene ese temor) y sexo oral. Sin embargo, la lujuria, el deseo, dejo de existir hace tiempo en mi. Desde que odio mi cuerpo, desde que me convertí en una pobre mujer superficial, desde que la inseguridad domino mi mente y la obsesión se apoderó de mi mente.



Duele dejar lo que amas, la comida. La que a tanto tiempo te acostumbraste. Siempre ame salir a comer, pero hoy no: lloro, porque tengo miedo de no tener voluntad. Hoy la tuve, invente un dolor de panza, en realidad existente: de la excesiva consumición de té, quizás, tal vez sea dolor de perfección, o unas simples punzadas de hambre o una confusión de todo. Ya no me entiendo. Lloro porque ya no puedo ser la misma que antes, chica que se sentía feliz con su cuerpo relleno, que sonreia, que era el payasito, que comía con las amigas sin culpa un helado un día de verano, que le resbalaban los comentarios acerca de su cuerpo, se reia de sus defectos e incluso creía en la belleza interior. ¿En que rincón quedó perdida esa nenita? ¿Entre las sombras de Ana? ¿Entre los comentarios que de ser graciosos pasaron a ser dolorosos? ¿Entre las risas, la humillación, la verguenza, la culpa?. Hoy soy una mujer fría, triste, superficial, hambrienta, tímida, una niña tratando de ocultar sus formas en ropas gigantes. No me hacen feliz que los hombres me elogien por la calle, yo sólo quiero ser invisible. Antes usaba remeras, blusas atrevidas apretadas, hoy es raro que me anime, trato de usar cosas grandes, no me importa que piensen que estoy más gorda, no quiero excibir mi horrendo cuerpo. Lloro todos los días, me deprimo por cosas tan banales como si mi madre cocino mi plato favorito, ese es el momento mayor de agonía, una llamada no atendida de mi novio, me destroza en mil pedazos lo que solía llamar corazón. Superficial, vivo criticando a los demás, gordos, flacos. Mi vida se divide en esas categorías: envidia o repugnancia. Lindo o feo. Lindo: flaco, feo: gordo. Y así, obsesiva en todos los aspectos vivo. Matandome con ejercicios que dejan mi cuerpo dolorido por días, evitando sólidos, mirando mi cuaderno de thinspo. No es una vida grata, esto no es una vida. Es un vacío.





"Un exito, es ir de fracaso en fracaso, siempre levantandote"

Ella llora de nuevo...




Tormento que invade mi vida. Estoy casi ahogada de agua. Estoy asfixiada de obligaciones. Comer una obligación. Llorar una perdición. Si, hoy otra vez lloré mientras me enfrentaba a mi reflejo. Ya se volvió inevitable. Cuando busco mi cuerpo entre estas capas adiposas y juro no comer, la comida aparece, poniendo a prueba mi frágil voluntad, desafiando mis sueños, enfrentando mis temores. Y cada día mi figura es más ancha, no importan aquí la cantidad de ayunos, dietas, ejercicios. Estoy harta de querer gustar, de querer gustarme. Estoy cansada de obsesionarme con el ejercicio, de vomitar hasta un helado, de vivir atacandome con insultos y estar sacandome fotos para ver si hay un cm más de grasa o si mis huesos se notan igual que siempre. La realidad es que jamás volaré como el hada que quiero ser, como la mariposa en que nunca me transformaré. Ya no es por nadie, ya ni por mi. Hoy es sólo por Ana.






Si, me acaban de decir que "estoy un poco rellenita", quiero morir, es una forma sutil de llamarte "vaca inmunda". Si, lo sé. Pero los comentarios me matan. Los ayunos, el no comer se va a la mierda. Por que usar palabras adornadas para decir lo que puedo decir sin rodeos. Vamos, pasen todos, agravien mi enfermedad. En realidad, me dan fuerzas, más voluntad. Siempre espero que mi novio me diga algo que me de motivos para vomitar, para ayunar. Él es mi vida, y sus palabras son tan santas como las de Ana. Aunque jamás dejaría a Ana si el me lo pide.




Volvi a mis manias, ayer fui un cumpleaños: cerveza y pizza. Termine cayendo. Llegué a mi casa, por donde entro esa comida simplemente salió....el gusto asqueroso de un anaranjado queso y la cerveza no me parecian tan gloriosos como hace minutos. Déspues ejercicio, mis piernas: las más castigadas. Algunos abdominales. Y un baño bien frío para quemar calorías, hacer circular la sangre, endurecer los pechos, hacer masajes linfáticos. Déspues el té relajante que alivia todas las penas. Hoy volví a la sibutramina. Me inundé tomando agua, de almuerzo sólo unas pocas verduras hervidas por disimular que soy normal. Ahora, planeo una caminata. Juro realizarla y comentarles luego.

martes, 2 de enero de 2007

Rasguñando noches repletas de voluntad

Siempre volvemos al origen del principio. Es de noche, vuelvo a los añejos engaños para mi estómago que se hallaban cubiertos de polvo mental. Estoy tomando un té amargo como mi vida para calmar las ansias del hambre que se aproxima. Acabo de bañar mi cuerpo en millones de cremas con diversas promesas, algunas cumplidas, otras no. Pero en fin, el efecto placebo apacigua mis caprichos de perfección. Mi cama demuestra un completo desorden, como si fuera un reflejo de mi mente. Allí se halla mi libro de thinspo, la cámara de fotos, cremas y un peluche (regalo de mi novio), como si eso fuera lo único elemental para mi. Ese lugar además de ser mi lugar de descanso, es mi lugar en el cual realizar ejercicios: abdominales, gluteos, piernas sufren día a día a causa de mis exigencias. En la televisión se pasean cuerpos delgados como si fuera lo más común del mundo ser así, cuerpos deseados, colas sin celutitis, piernas torneadas y vientres firmes. FTV es el canal de turno, no iba a ser de otra manera. Y esta es mi vida, un espiral de agua, té e imagenes de perfección ostigandome segundo a segundo.









Luchando, rasguñando la delgadez, quiero atraparla, y cuando me acercó esta se disipa, se resbala de mis dedos como si se tratase de un insípido jabón maloliente. Cada vez que digo acercarme, me alejo, mi meta se aleja de mi como si yo apestara, como si asustara. Desde que Ana me escogió jamás dejé de verme igual, mi imagen quedó congelada en cuando era una ballena, asi me sigo viendo, aunque me digan lo contrario. Por más esfuerza que hago, por más que me concentre y me relaje, no puedo evitar que una lágrima resbale por mi mejilla al ver mi enorme reflejo.







Retenme a abandonar mis sueños, no lo conseguirán. Desafienme a dejar de luchar. No lo lograrán. Hasta el fin de los días pelearé por mis sueños. Si uno puede soñarlo, puede crearlo. Dejaria a todo, pero a ella...no, eso nunca.

Intelectualmente no seré perfecta, porque el conocimiento es tan vasto que no me alcanzaría una vida para estudiar (tomando en cuneta en que no estoy a favor de todo), pero me destaco bastante. Amo las artes: literatura, filosofia, la música, la pintura, poesía y demás. Sólo faltaría destacarme por mi cuerpo...y no me voy a conformar hasta lograrlo.





"Un cuerpo imperfecto...denota una persona imperfecta"

La incomprendida comprensión




Al fin de cuentas, todas buscamos lo mismo, todas tenemos el mismo destino, nos identificamos, lloramos juntas porque un bocado extra ingreso en nuestros cuerpos, el pecado es la hiel que envena nuestra pureza, nuestro santuario que hasta hace instantes era puro pero fue corrompido por la tentación llamada comida. No nos mientan diciendonos que estamos delgadas, por lo menos yo no me lo creo. Ustedes no me ven lo que es mi panza, no es plana como yo desearia, mis piernas, dignas de un cerdo, mis brazos, perfectos para un obeso, mis caderas equitativas a 2 mesas juntas. El espejo me refleja, me dice que no soy lo que quiero, que me falta demasiado, que jamás gustaré. Quiero dejar de repetirme y llorar por cada vez que me toco, me miro, me reflejo. Pero es imposible, esta obsesión controla mi vida y me ha hecho completamente suya. Ana nunca me abandones en el camino de los obesos.









Solo necesito escuchar de la boca de alguien: te entiendo, quiero ayudarte en ese sinuoso camino. Un abrazo, una palabra,un gesto, una mirada, una sonrisa pueden tanto salvarme como matarme, armas de doble filo con las que suelo jugar. Mi novio es experto en tajarme con ellas y yo maestra del arte de sangrar y sufrir, tapar y cubrir, fingir que nada pasó y enterrar bajó montañas de comida lo que sucedió. Cuando la fuerza se aleja, la buscas, la provocas en los demás, les decís: mira que delgada esa mujer, para que la miren y te aparten a vos...y con el dolor en la garganta y la làgrima queriendo escapar te das cuenta que no sos la princesita que te hicieron creer. Cuando tu principe azul mira a la modelo famosa en la tele, tu panza te gruñe "me alimentaste, yo ahora te voy a castigar con grasa, no podes cumplir tu objetivo, gorda, gorda, gorda, gorda, gorda..."









La otra vez salía de mi clase de axé e iba caminando a mi casa, en eso pasó una mujer vieja bien delgada, se le marcaba todo el tórax y al verla por mis adentros se comezó a retorcer un dragón llamado envidia. En el kiosko por el que pasé había una mujer y en frente de ella un hombre gordo, hablando sobre anorexia y bulimia. Yo me detuve y me quede parada en la esquina, y mirando ahcia atrás, como si esperaba a alguien, mientras oía todo, algo asi:

viejo gordo: pero no entiendo...¿Qué es la bulimia?
mujer: en la bulimia se dan atracones
viejo gordo: ¿y cómo se yo si me doy un atracón o como normal?
mujer: porque es mucha comida en poco tiempo, y déspues sienten culpa y vomitan.
viejo gordo: ¿y yo puedo ser anorexico?, porque soy gordo
mujer (riendose): y... las anorexicas empiezan porque estan gordas




O.o despues terminaron el tema y yo me fui, riendome para mi interior y diciendome "como la gente habla taradeces..."




"Si fuera perfecta, tendría al lado al hombre de mis sueños..."

Solo quiero desaparecer...












Las lágrimas son inevitables, lloro porque soy débil, gorda, obsesiva, sensible, porque como con mi novio para simular que todo esta bien. Me odio de pies a cabeza. No quiero discutir con mi pareja, el sabe de mi problema, pero se enoja si no como, me odio.




Quisiera ser invisible, para no hacer escandalos cada vez que me miro a un espejo, para no ser observada, para que nadie me vea y yo pueda ver todo.







La otra vez paso algo sorprendente: mi novio me alzo encima de èl, es decir yo puse mis piernas alrededor de él y nos besamos así, yo queria bajarme, imaginen!, le dije "te voy a quebrar amor", no paro de decirme que estaba divina y demás cosas y por primera vez me llamó "princesa". No quiero arruinar esto, comi demasiado ya. El hastío de la traición no deja de recorrerme. No puedo evitar sentir una alegria interna cuando me dijeron ayer "estas re flaca", "quiero estar como vos", "como hiciste?", todo se desvanece ahi y tristemente digo "cuidandome, dieta", las preguntas idiotas no dejan de surgir "pasame la dieta..." y me rio insulsamente cambiando de tema.








Tengo miedo de no poder parar, de decir "es suficiente", de ser puros huesos y verme gorda, no puedo....si desde que baje lo que baje me veo igual ¿de que me sirve?. Mi vida es dia a dia un infierno más insoportable. Soy un tanque, no me importan lo que digan los demás, sólo me guio por lo que el espejo me dice. Pero aún así no quiero perder el control...tengo miedo. Cuando comenze con Ana jamas pretendía una figura con huesos marcados, hoy creo en la belleza de estos, no se si a alguna le ha pasado, pero cada vez es mas la exigencia, al principio miraba horrorizada los huesos marcados de algunas, hoy los envidio y voy por más. Antes odiaba que se marquen los huesos del tórax, hoy lo amo, y de a poco se me va notando cada vez más.
Temo terminar como Cloe, porque muchas veces odio mi figura, mis curvas, mis pechos, es algo femenino, pero a veces quisiera ser plana, sentirme ligera, invisible. Mi novio me dice que estoy linda, hermosa y que trate de mirarme al espejo y quererme, pero es imposible. No, otra vez surge la incomprensión. Yo cuando era chica y nos hacian hacer trabajos de anorexia en Ciencias Naturales me reia al pensar que ilógicas podían ser algunas chicas: ¿Cómo se iban a ver gordas siendo tan flacas?, ¿Cómo pueden dejar de comer asi porque si?. Saben qué?? Hoy lo entiendo....hoy lo entiendo.

lunes, 1 de enero de 2007

Y nadie te comprende...

Photobucket - Video and Image Hosting
Y nadie, nadie te entiende. Te entra ropa preciosa, se te ven los huesos, se te caen los pantalones, mostras tus fotos para que te conozcan...Y creen que te crees divina, preciosa, delgada. No es así, los comentarios de que estas flaca te alegran, pero por dentro no los asumis, te miras al espejo y ves tus anchas caderas, tus piernas gordas, tu prominente panza. Nada te basta, las costillas no se notan demasiado todavia si metes panza. No te alcanza con los comentarios. No es vanidad, es el espejo: que no te miente: que te dice la verdad: gorda, gorda, gorda. Y lloras, te deprimis, porque todo el mundo cree que buscas llamar la atención, no es asi, estás sola, en una enfermedad que te consume día a día y te deforma tu percepción del cuerpo. No me invade el snobismo, la arrogancia...no, me invade el dolor, la impotencia (porque jamás entenderán como me siento), la tristeza y la melancolía por no ingerir comida.