martes, 26 de diciembre de 2006

Subo a lo más alto para arrojarme a un pozo sin fondo

Photobucket - Video and Image Hosting




Soy así, subo hasta la cima más alta, me siento perfecta, admirada...y en el silencio de una noche solitaria, decidó suicidarme, tirarme desde mi triunfo. La caída es dolorosa. La altura es increíble. Ya no me bastaban las medias alturas. Si, estoy herida...me subi a una montaña llamada perfección para tirarme al abismo de la gordura. Me siento gorda, fea, asquerosa. En estos últimos dos días comí como cerdo, literalmente. El trabajo que costó achicar mi estomago, se va a la basura. No hay palabras con glamour para un acto así. Aumente 1 kilo, si, idiota de mi. Quizás sea porque me pese déspues de comer, pero que mas da.

La navidad, horrenda, entre llantos provocados por la impotencia de estar lejos de mi novio, por el no poder gritar a los cuatro vientos que lo amo y sufro, por la obligación de sentarme a una mesa y que todos no entiendan que no tenes apetito, que te sentis mal, por la crudeza de la antiestética imagen familiar bañada en hipocrecia, por la insignificancia de ese evento para mi (¡soy atea!), porque no me importa festejar el nacimiento de un hippie profeta.
Sin embargo no ingerí nada de alcohol (desde que soy Ana lo evito siempre que me es posible, salvo en reuniones de amigos, donde si puedo, déspues lo vomito) y nada dulce.
Fastidiada por los ensordecedores ruidos de pirotecnia para honrar la "Noche de paz" me refugie segundos más tarde de un insulso brindis en mi casa, en la comprensión de una maquina que me bombardeaba con thinspo, que me animaba a seguir y me susurro: "hoy lo hiciste bien..."






Photobucket - Video and Image Hosting
"The Tinner, The Winner"

No hay comentarios: